sábado, 31 de diciembre de 2011

Oferta y demanda domina las últimas horas del 2011

La concurrencia de miles de personas en los centros neurárgicos y paradas de autobuses capitalinos dan cuenta de que no todas las tradiciones están perdidas.

Llegar hasta el pueblo natal antes de que entre el nuevo año todavía es una obligación para muchos ciudadanos. Algunos se van, otros vienen.

Al cruzar por la avenida 27 de Febrero esquina Duarte, Doctor Betances, Josefa Brea, o cualquier otra colindante, se percibe a simple vista la circulación de cientos de personas que van o salen desde las paradas de autobuses focalizadas.

En movimiento se ven niños, jóvenes, adultos y hasta adultos mayores que apoyados en bastones o con sillas de ruedas se abren paso entre la multitud mientras persiguen el eco de los cobradores de guaguas que repiten como cinta rayada su destino.

Quizás una mayor presencia de policías significaría una razón para que algunos se animen a viajar seguros, sin embargo, al cuestionar sobre los motivos de desplazarse en esta fecha las respuestas fueron casi instantaneas: “hay cuarto en la calle mi hermano...”.

Hay otros que deciden estrenar el año en sus respectivos hogares, pero se aseguran de hacerlo con ropas, zapatos y joyas nuevas. Por aquello de que “año nuevo, cosas nuevas”, según compradores en el Distrito Nacional y Santo Domingo Este.

Frutas, carnes, hierbas aromáticas, artículos religiosos, golosinas, perfumes, entre otras cosas se venden por montón en las mesas improvisadas que instalan los comerciantes, principalmente en la Duarte esquina París del centro capitalino.

En el caso de Santo Domingo Este, las vías más transucrridas son las avenidas Sabana Larga, Venezuela, San Vicente de Paúl, Charles De Gaulle, Carretera Mella y Las Américas.

Uno de los factores que posibilita la circulación masiva de criollos y extranjeros en las calles es que el pasado viernes fue día de cobro para los empleados privados -los públicos reciben lo propio entre el 25 y el 30-, por ende, a mayor oferta mayor demanda.

Pero otra razón, y quizás la primordial, es la que plantea la siquiatra Elena Hasbún de que “es un consumismo brutal que hay y las esperanzas de que disminuya no son alentadoras”.

En un sondeo fortuito realizado los dos últimos lunes del 2011, los cuestionados a la pregunta ¿Qué desea mejore el país para el año entrante? respondieron en más de un 85 por ciento “la condición económica”. En segundo y tercer orden quedó el 4% para la educación y menor delincuencia.

Restan pocas horas para cortar el cordón umbilical del 2012. Desde ya se prevee que la contienda electoral del 16 de mayo será el evento del año, pero habría que esperar pacientes y sin tapujos porque en un país como República Dominicana cualquier cosa puede pasar...

Versión2: Manauri Jorge

martes, 27 de diciembre de 2011

El cáncer en Latinoamérica tiene aspiraciones presidenciales

Las células malignas que produce el cáncer al parecer han desafiado las leyes de la biología para hacer metástasis contra los gobernantes de América Latina.
El caso más reciente fue el de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, a quien los médicos de la Unidad Médica Presidencial le detectaron un cáncer en la glándula tiroides y será operada el 4 de enero próximo.
Hace dos meses al ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, se le conoció la presencia de células cancerosas en la laringe. Ha recibido las últimas sesiones de quimioterapia pautadas. La evolución de su salud es seguida día a día.
En junio pasado le correspondió el turno al presidente venezolano Hugo Chávez, quien en un chequeo en Cuba fue diagnosticado con cáncer en la pelvis.
Al presidente paraguayo Fernando Lugo le descubrieron la misma enfermedad en el sistema linfático, que forma parte del sistema inmunológico. Lo sometieron a seis sesiones de quimioterapia y sus médicos aseguran que los tumores desaparecieron.
Asimismo, la presidenta brasileña Dilma Rousseff luchó contra un cáncer del mismo tipo que Lugo. Para su suerte fue sometida a varias sesiones de quimioterapia y hoy los médicos la consideran sana.
Un caso extraño es el de Fidel Castro, por Cuba quien fue operado en el 2006 por supuestamente padecer cáncer, pero el médico que lo atendió aseguró que el motivo de la intervención no fue esa patología.
Ya sea por la personalidad firme que les caracteriza o el poder que los rodea, en ninguno de los casos anteriores los presidentes han muerto por los azotes del cáncer.
Versión2: Manauri Jorge

jueves, 15 de diciembre de 2011

Al menos un preso se escapa cada día en últimas tres semanas

Además de dinamizar la economía por el aumento del dinero puesto a circular, las festividades navideñas también multiplican el número de presos que se fugan.Desde el 23 de noviembre pasado hasta este jueves al menos 21 reos se han eescapado.

El promedio arroja que cada 24 horas al menos uno se escapa desde los tribunales, en el trayecto hacia la prisión o dentro de las celdas.


El caso más reciente sucedió este jueves en el Palacio de Justicia de Santo Domingo Este cuando en un acto de película el recluso Alfredo Echevarría Díaz aprovechó la supuesta distracción del policía que lo custodiaba, saltó una pared y se montó en una motocicleta que le esperaba.


El caso Echevarría sugierre la hipótesis de que su huída fue planificada en razón de que se dio a la fuga en una motocicleta que lo esperaba en el lugar y la hora precisos, como si todo habría sido previamente planificado con el custodio u otro personal del penal.


El lunes pasado cuatro reos escaparon de la Fortaleza San Felipe de Puerto Plata luego de que supuestamente utilizaran una segueta para cortar los barrotes.Una semana antes, el día seis, otros tres escaparon de la cárcel de Higuey.


El 29 de noviembre pasado nueve emprendieron la huída mientras eran trasladados desde el Palacio de Justicia de Ciudad Nueva hacia Najayo. Antes, el día 23 de ese mes, también se fugaron cuatro de la cárcel de Baní.Del total, sólo cuatro han sido reapresados.


A principios de diciembre el director general de Prisiones, José Obando Prestol, informó que las medidas de seguridad habían sido reforzadas en las cárceles precisamente a propósito de la temporada navideña.


Para esa fecha solicitó a la Policía y al Ejercito Nacional el aumento de la custodia en los recintos penitenciarios y el intercambio de los agentes penitenciarios para evitar complicidad los reos.


La opinión de un general


El general retirado Juan Taveras Rodríguez argumenta que las fugas responden a descuidos, falta de entrenamiento especializado, fatiga de los policías, carencia de personal y deficiencia en el sistema penitenciario.


“Mandan un policía cansado, sin dormir, muchas veces sin comer, mal pagado y aburrido, para que asegure a diez, quince y hasta veinte presos de diferentes categorías. Lo ideal es que un agente no cubra más de cinco reos”, apuntó.


Reveló que se dan casos donde un policía tiene conflictos personales con un superior, quien lo manda para cualquier cárcel como venganza. “Las prisiones están llenas de agentes sin preparación para lidiar con reclusos”, agregó.


Destacó que el nuevo modelo penitenciario presenta mayor organización en cuanto al trato de los internos y la preparación del personal, pero que eso no implica que las medidas de seguridad sean más estrictas.


Criticó el hecho de que todos los presos, sin importar sin son condenados o preventivos, son tratados del mismo modo y son encerrados en las mismas celdas.


“Juntan una persona que cumple tres meses por un robo simple con uno que cumple 30 años por homicidio. Eso es una barbaridad porque es que hay demasiados presos y pocas celdas para alojarlos”, manifestó.


El general en retiro también dijo que los vehículos en que son trasladados los reos no cumplen con las medidas mínimas de seguridad, por lo que no le extrañó que nueve escaparan mientras eran movilizados a la cárcel de Najayo.


Versión2: Manauri Jorge

martes, 13 de diciembre de 2011



Hambre. Irresponsabilidad tutorial. Injusticia social. Inequidad estatal. Cualquiera de las anteriores cabe en el marco de una posible razón que justifique un aumento de los infantes pedigüeños en las principales vías y centros de concentración de la capital.
Este medio, ante la indiferencia que muchas veces profana la opulencia, decide publicar algunas de las tantas escenas que usted ha testificado, mientras las autoridades presentan como panacea no darle dinero a los necesitados.
El primer caso es el de dos niños de entre 13 y 15 años. Duermen pasadas las 9:00 de la mañana en la acera que da a la Bolera de la avenida Abrahan Lincoln porque, según un tercero de 12 años, amanecieron “de pito a pito” limpiando cristales y extendiendo las manos para que les den uno o dos pesos.
Suelen cobijarse todas las noches en el mismo lugar, arropados con algunos periódicos y recostados sobre cartones. Pese a la corta edad, exhiben tatuajes improvisados y diseños extravagantes en la cabellera, pero quizás ninguna de esas señales han sido captadas por quienes ignoran su presencia mientras conducen vehículos lujosos.

La segunda imagen la protagoniza un niño de no más de seis años. Cuando el semáforo de la intersección entre las avenidas 27 de Febrero y Tiradentes cambia a rojo, este infante aprovecha para ofertar un lavado de cristal que con muchas peripecias apenas logra alcanzar.
Y mientras los vehículos le cruzan a menos de un metro de distancia, el niño juega con las ruedas en movimiento arrojándoles agua y zigzagueando sin la menor supervisión de un adulto.


En el caso de la tercera fotografía está compuesta por un marco similar al anterior, a diferencia de que es una adolescente de entre 13 y 15 años la que figura. Su radio laboral es en la misma intersección y bajo las mismas condiciones.
Se acerca a los conductores con esponja en mano. A veces asoma su mentón a las ventanillas en busca de algunos centavos extras, pero su rostro ya no conmueve a los espectadores. Las campañas en contra de esta modalidad han generado sus efectos y el negocio ha bajado mucho, sobretodo para los extranjeros que son traídos -en ocaciones secuestrados- expresamente para esos fines.La imagen final -pero no la última- es la de un niño de 11 años que cursa el quinto grado en una escuela pública cercana a Los Tres Ojos. Se pasea todos los fines de semana por la Plaza Juan Barón ofertando “serenatas” con dembow y reguetón.
“Te diré la verdad. Lo hago porque busco los chelitos para la pinta de diciembre. Además, mi mamá dice que no le gusta que yo salga a pedir, pero lo que gana mi padrastro no da para ella y mis dos hermanitos”, precisó.
Después de cantar un dembow en favor de un candidato político, extendió su mano para recibir su pago, orinó a espalda de los espectadores y con una sonrisa burlona se despidió. Juró no regresar después de la Navidad, pero por ahí viene el Día de los Santos Reyes, Carnaval, Semana Santa...

Versión2: Manauri Jorge