viernes, 29 de abril de 2011

DNCD alerta menores edad consumen estupefacientes fumando la Hooka

Versión2: Manauri Jorge

Hooka260La famosa pipa de agua (también conocida como Hooka, Narguile, Cachimba, Bong o Shisha) que comunmente se utilizada en discotecas o eventos festivos, no sólo la preparan para el consumo de humos aromáticos, sino que hoy el titular de la Dirección Nacional de Control de Drogas reveló que su uso está asociado también a menores de edad para el consumo de estuperfacientes.

El mayor general Rolando Rosado Mateo sostuvo que adolescentes entre 12 y 14 años utilizan la denominada Hookah para consumir marihuana y sales aromáticas, entre otras sustancias, en fiestas, discotecas y bares.

Pese a lo alarmante de su información, de plano descarta cualqueir intento, por el momento, de prohibir el uso de esta pipa de agua en los establecimientos que las promueven.

“Exhorto a los padres a que estén atentos en los lugares donde concuren sus hijos”, fue el consejo que lanzó Rosado Mateo a los tutores de los infantes.

Lo cierto es que para que menores de edad consuman narcóticos en las discotecas, a través de la Hokka, deben permitirle el paso a ellos en dichos centros de diversión, acción prohibida de antemano por las leyes.

Según las referencias de Wikipedia, “La hookah es una pipa originaria de Turquía, pero utilizada mucho en los países del Oriente Medio. Consta, generalmente, de varias boquillas, y la originalidad es su filtrado a través de un pequeño depósito de agua, lo que produce un humo frío”.

Los efectos negativos en su uso son “igual o más peligros que el tabaco prrofesional” (…) “Las pipas de agua más pequeñas o de lugares públicos son más nocivas. Además, si se decide compartir existe riesgo de contraer Herpes simple”.

En septiembre del 2010, La Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía prohibió la difusión de la cancion “Hooka” de los artistas Don Omar y Plan B, por conciderar que las letras incitan al consumo de drogas.

Sin embargo, el uso de este artefacto se ha popularizado después de esa sensura, llegando al punto de ser promovido en programas de televisión, a cualquier hora del día.

jueves, 28 de abril de 2011

Feris Iglesias asegura Senasa no supera 400 mil afiliados

feliziglesia16Contrario a los pocos más de dos millones de afiliados al Seguro Nacional de Salud (SENASA) que resalta la directora de la entidad, Altagracia Guzmán Marcelino, el doctor Jesús Feris Iglesias practicó en El Gobierno de la Tarde un ejercicio matemático mediante el cual demostró que, en realidad, de acuerdo al presupuesto otorgado por el Estado a Salud Pública, el número de afiliados no supera los 400 mil.

El epidemiólogo Feris Iglesias explicó que la Ley de Seguridad Social establece que el Plan Básico de Salud anual para los afiliados sea de RD7,942. Entonces, si se calcula que más o menos el 70% de la población es empleado informal o debe estar subsidiado por el Estado, en total el Gobierno debe destinar 55 mil millones de pesos para los necesitados.

Los 55 mil millones de pesos, de acuerdo al Presupuesto de este año que asciende a RD$390 mil 475 millones, equivalen al 3.1% del Producto Interno Bruto (PIB). Pero ese porcentaje se reduce si se toma en cuenta la partida presupuestaria que se dedicará para Salud Pública en 2011: RD$41,917 millones.

Según Feris Iglesias, la asignación real para Salud Pública asciende a 35 mil millones de pesos, de los cuales le restan 12 mil millones que van a instituciones dependientes de este ministerio, por lo que quedan 23 mil millones. Ya con eso, hay que destinar RD$3,344 millones al Seguro Nacional de Salud (Senasa).

Y si se dividen los 3,344 millones de pesos entre los RD$7,942 que exige el Plan Básico de Salud, en total el presupuesto solo cubre 400 mil afiliados, y no dos millones como el Senasa dice tener registrados.

Jesús Feris resaltó que solo el 28% de la población puede contar con un trabajo informal y que el Estado tiene la obligación de proporcionar seguridad social al 72% restante, quienes superan los 7 millones de habitantes.

Contrario al doctor Iglesias, el comentarista de El Gobierno de la Tarde Felipe Romero alegó que hay más de un millón 700 mil afiliados y que eso se percibe en la calidad del servicio, ya que muchos de los que están en Senasa estaban en aseguradoras privadas y se cambiaron.

Sin embargo, el doctor puntualizó que “una cosa es dar tarjetas y otra es dar seguridad. No hablo por hablar, yo presento datos y pruebas válidas”.

También al debate se sumó una de las doctoras fundadoras del Senasa, Alma Bobadilla, quien dijo sentirse indignada por el curso que lleva esa entidad hoy día. “Fueron muchas las horas de trabajo. El nombre de Senasa no está en la ley, ese nombre se registró con el bolsillo de quien les habla”, enfatizó.

SenasalocalAgregó que el Estado cubre actualmente solo RD$2,176 por afiliado, por lo que deja un déficit de RD$5,773 per cápita.

“Los médicos reciben anualmente 100 o 200 pesos por subsidio del Senasa y, aún así, les seguimos dando el servicio”, dijo la doctora, al tiempo de afirmar que el Seguro Nacional de Salud no cumple la función para la cual fue creado.

Propuesta

Las salidas que plantea el doctor Jesús Feris Iglesias es que se cumpla con la Ley 87-01, sobre Seguridad Social, y que se acerquen los hospitales a los pueblos para que los necesitados tengan mayor facilidad en el servicio y menor gasto en el desplazamiento.

Su idea es colocar pequeñas clínicas o policlínicas en los sectores más necesitados, para con esto evitar que la gente gaste más dinero en desplazamiento, abarrote los hospitales y use el Seguro Social con afecciones que se pueden tratar en cualquier centro municipal.

“Es imposible que se brinden atenciones de primer nivel con un sistema de tercer nivel. Hay que llevar los hospitales a los pueblos para atender pacientes desde sus sectores y evitar el gasto innecesario”, propone.

Precisa que si se destinara el presupuesto per cápita habría que dar 18 mil millones de pesos al gran Santo Domingo, tomando en cuenta los pocos más de 2 millones de habitantes, pero que en la actualidad solo destinan 7 mil millones, de los cuales 5 mil se gastan en salario.

Rol de Salud Pública

“La Ley General de Salud, la 42-01, ordena que el sistema no sea dividido en lo que es práctica privada, pública y sin fines de lucro, pero hoy se hace así y no es debido”, reveló Feris Iglesias.

Dice que lo que manda la referida ley es crear el Sistema Nacional de Salud donde el Ministerio de Salud Pública juegue el papel de rector, por lo que no debe dar atenciones individuales a personas. “No puede ser juez y parte”.

Al juicio del galeno, Salud Pública se maneja bajo el “obsoleto código trujillista” -de Rafael Leonidas Trujillo-, cuando ya la Ley 87-01 tiene 11 años vigente.

SenasaafiliadosAfiliados opinan

Según una publicación del periódico Hoy, que data del 7 de febrero de este año, “las principales quejas de los afiliados del régimen subsidiado de la Seguridad Social, durante los primeros 10 años de su implementación, tienen que ver con la atención, calidad de los servicios, medicamentos y las condiciones físicas de los centros hospitalarios”.

Coincidencialmente esos puntos son los mismos que resalta el doctor Jesús Feris, igual que un informe rendido por la Dirección y Defensa del Afiliado (DIDA) donde destacan que el usuario se queja porque los medicamentos en las farmacias no llegan a tiempo o no aparecen.

El descontento es también por los locales en mal estado, centros inseguros, falta de mantenimiento, poca iluminación, seguridad inadecuada y espacios físicos limitados.

A esto súmele “falta de energía eléctrica y agua potable; exceso de pacientes, y por la ubicación inadecuada y distante de los centros”.

Otros reclamos expresados por los subsidiados, según el informe de la DIDA, son por la falta de equipos de refrigeración; esfignomanómetros y otros equipos tecnológicos en mal estado, así como mobiliario; falta de abanicos y otros.

viernes, 8 de abril de 2011

Sargento le destruye casa, pero justicia no le hace caso

Versión2: Manauri Jorge

mayracontrera260Después de un viacrucis por tres fiscalías y un destacamento en Santo Domingo Este, la señora Maira Castillo visitó El Gobierno de la Tarde para hacerle un llamado a la jefatura de la Policía Nacional porque un sargento de esa institución, que era su inquilino, al mudarse le destruyó su casa y en un acto de abuso de poder se responder por los daños.

Explica la señora Castillo que el sargento Francis Abreu, quien residía en el sector Villa Duarte en una casa propiedad de la querellante, se mudó de la residencia el pasado 18 de febrero y no fue hasta el 5 de marzo cuando le permitió el acceso a la misma.

“Cuando logré entrar a la casa me dio depresión. Ahí no había nada, ni los alambres dentro de las paredes los dejó”, explicó.

Empero, no conforme con llevarse los alambras, el agente de la uniformada cargó con una puerta de hierro, dos ventanas, los zócalos donde se colocan las bombillas, entre otras cosas. Todo esto sin mencionar las modificaciones que le hizo a la residencia sin el concentimiento de la dueña

Pero la travesía de Maira la llevó al visitar la fiscalía de Villa Duarte, desde donde la enviaron a la del Ozama, de ahí la mandaron a la de la avenida Charles de Gaulle, y de ese lugar la transfieren al destacamento Felicidad en Los Mina. Del mencionado destacamento finalmente la mandan al Palacio de la Policía.

Una vez en el sede de la uniformada, agentes del Departamento de Robo le dicen que su caso lo deben atender en al fiscalía de Villa Duarte, por lo que la envían a ese lugar.

Ya de nuevo en la fiscalía de Villa Duarte, uno de los guardias de seguridad le impide el acceso y ella le dice que no se iría hasta hablar con el fiscal. Cuando logra ver al magistrado éste le da una orden a su secretaria, pero no le resuelve el problema que la llevó hasta esas oficinas.

Lo que Maira Castillo exige es que el sargento Abreu le reponga los daños que le hizo a su vivienda, además de que la Procuraduría General de la República tome cartas en el asunto referente a las acciones de los fiscales barriales.

Por lo menos el vocero de la Policía Nacional, Máximo Báez Aybar, le dijo que hará todo lo posible por solucionar su problema y que si se confirma que ese agente cometió tal falta, será sancionado y deberá reponer los daños que le hizo a su propiedad.

miércoles, 6 de abril de 2011

Clama por ayuda del Estado para combatir miseria junto a hijos enfermos

Versión2: Manauri Jorge

MiseriaDicen que la suerte no tiene favoritos, pero en el caso de Dominga Contreras parece que la lleva en contra suya. Tiene tres hijos; una de 20 años que padece Síndrome de Down, un varón de 16 con serias limitaciones de aprendizaje, y una de 13 que es invidente. A todo eso súmele la miseria de no tener siquiera para darle a sus vástagos un plato de comida por día.

La realidad de Dominga no es diferente a la de otros dominicanos que conviven bajo la extrema pobreza. Su peculiaridad son las patologías de sus hijos. Vive en el sector Gualey, un barrio que además de estar infectado por la criminalidad y la delincuencia, sus habitantes se debaten entre la pobreza y la indigencia.

Acompañada de su vecino Rafael Fernández, esta madre desesperada visitó El Gobierno de la Tarde para pedir a cualquier institución pública o privada que le brinde una ayuda, no tanto para ella, sino para que sus vástagos puedan vivir merecidamente mejor.

“Me quedan dos hermanas vivas, pero no pueden ayudarme porque están igual o peor que yo. Mi mamá se murió hace dos meses y el único hermano que me ayudaba falleció hace un mes de una enfermedad que todavía no se sabe”, explica Contreras, mientras sostiene la mano inquieta de su hija.

Cuenta que el más saludable de sus tres hijos es el de 16, el cual cursa el sexto grado de la primaria, pero que también cuando era pequeño le daban muchas enfermedades. “En una ocasión casi se me muere por problemas del cerebro”.

Lo cierto es que esta familia no posee seguro médico, ni tarjeta Solidaridad, ni la caridad privada. Viven de lo poco que Rafael les puede dar, y eso es quitando un plato de su mesa para dejarlo en la pequeña casa de los Contreras, donde con ayuda de terceros le recolecta mensualmente los 1,500 pesos que Dominga debe pagar por el domicilio.

Miseria2“Ahora mismo su situación es precaria. De los tres vecinos que la ayudábamos se fueron dos y solo quedo yo. Tengo mi familia y les brindo lo poco que puedo, pero aún así esta familia necesita de alguna autoridad que se apiade de ellos”, cuenta su vecino, quien labora vendiendo productos naturales en las calles.

El padre de la niña de 13 años de vez en cuando le da 100 o 200 pesos a Dominga para que coma algo, y es que en su labor como chiripero no consigue lo suficiente como para subsistir él o los suyos.

“No puedo trabajar porque no puedo dejar a mis dos hijas solas. No pueden valerse por sí mismas y temo que si las dejo en la casa pase algo peor”, precisó Dominga.

Mientras contaba su realidad, dos indicaciones de una policlínica -consultorio popular- de Salud Pública se le cayeron. Una refiere a la de 20 años a un oftalmólogo, además de realizarle cinco estudios especiales por su enfermedad, los cuales les cuestan RD$2,500.

Rafael Fernández apunta que si debe visitar todos los medios de comunicación para que alguien ayude a esta familia, lo hará. “No quiero que esta mujer pierda la mente por la situación en que vive y la verdad es que no sirvo para ver una persona cayendo y no tenderle la mano”.

Además de una ayuda económica constante, el único vecino que ayuda esta familia pide a las autoridades intervengan para que saquen al menor de 16 años de Gualey, ya que dice es uno de los pocos jóvenes que no delinque y no quiere verlo caer.