domingo, 15 de marzo de 2009

Dos pesos de conciencia por favor


Por Manauri Jorge

Con el seño fruncido ante esta peculiar desgracia vaticino que para finales de la próxima década quedaremos sin palabras y emitiremos vacuencia con el sello de soborno impreso en sus entrañas.

Me refiero a la venta de razones y comercio de pudor. Hago hincapié en la moral y la ética que hoy en día son especies en extinción, valores dignos de cualquier ser humano pensante, características muy valiosas que han pasado a valer lo que hay en el bolsillo de los “Compra Conciencias”, como he bautizado a esos inescrupulosos que sellan o abren la boca de un vanidoso con la firma de un “chequecito”.

Nuestro medio de trabajo está siendo vilmente degradado por los tantos colegas que caen en el flagelo del soborno. Venden su parcialidad y se prestan a manipular con cautela las informaciones que emiten, se han vuelto expertos en la genuflexión de criterios y trapecistas de ideas.

Si bien es cierto que el dinero mueve la economía mundial y que todo funciona en base a su circulación, no menos cierto es que el papel de un periodista es informar y ser un guardián de la verdad, cosa que hoy en día se pone en tela de juicio por los tantos casos de atropello ideológico que se viven en este pedazo de isla y en el resto del mundo.

El papel de la prensa es informar con veracidad, sin manipular los mensajes ni diversificar los contenidos. Estamos perdiendo credibilidad y a nadie parece importarle.

Con todo esto que padece el cuarto poder del Estado, con tanta basura que se publica sin el más mínimo pudor, con tantas verdades que censuran los medios de comunicación porque el protagonista es fulanito o perencejo, por todo esto y mucho más es que estamos como estamos… cayendo en un abismo que difícilmente logremos salir.

domingo, 8 de marzo de 2009

Una mariposa vuela en los jardines dominicanos



Por Crisleydi Durán
“Si me matan... Yo sacaré mis brazos de la tumba y seré más fuerte".
Una sociedad muerta, fue calificada luego de la muerte de una de las mariposas como eran conocidas.

Minerva Mirabal, una mujer, más que eso un espejo de la sociedad, en ese entonces madre. A pesar de sus telares en sonrisa, fue ultimada por las crueles manos de un hombre roto de cráneo, en medio de la espuma pensadora, el asesinato ocupaba el lugar del pensamiento dominicano, nacida el 12 de marzo de 1926, en la localidad de Ojo de Agua, paraje perteneciente a la provincia, llamada Salcedo, hoy lleva el nombre de Hermanas Mirabal.

Minerva, al igual que sus hermanas Patria Mirabal y María Teresa Mirabal, tuvo valentía de luchar por la libertad política de su país, oponiéndose firmemente contra una de las tiranías más férreas que ha tenido Latinoamérica, la de Rafael Leonidas Trujillo. Actitud por la que fue perseguida, encarcelada varias veces y finalmente asesinada el 25 de noviembre de 1960. "Mariposa",
era el nombre secreto de Minerva en sus actividades políticas clandestinas en contra de la mencionada tiranía.

No solo una vez fue luchadora, pues como mujer y patriota mantuvo un fuerte interés porque su país sea libre al menos de pensamiento. Calló muerta para dotar de purísima sangre los músculos de la tierra, a pocos pasos de Constanza en el mismo corazón del año 1959. Fue participe de una vértebra llamada esclavitud y de otra llamada ingenio. Muerte sana y artesana, en cuyo espectro solar figuran todas las formulas personales de una mujer belicosa.

Hoy, día Internacional de la Mujer y mes de su natalicio se le recuerda como un ejemplo de lucha, de dignidad, de mujer y honradez, madre y profesional…

Es propicio reconocer el esfuerzo que miles de mujeres dominicanas y del mundo, al igual que Minerva y sus hermanas realizan por mantener la equidad de género; han convertido sus vidas en una constante lucha por el bienestar social.

Busca hoy que preñe tus silencios y marques con tu aliento tu camino.
Porque eres equilibrio, sensatez, calma, cordura, porque en tus manos guardas bendiciones y hay paz en tus palabras. Porque estás hecha de aromas y ternura, rompe ya tus espejos, renuncia a ser fetiche y amamanta la historia con tus pechos.