miércoles, 29 de febrero de 2012

Cuando la pobreza se burla de sus esclavos...

Tiene tres hijos: una de 20 años que padece Síndrome de Down, un varón de 16 con serias limitaciones de aprendizaje, y una de 13 que es invidente. A todo eso súmele la miseria de no tener siquiera para darle a sus vástagos un plato de comida por día.