jueves, 26 de enero de 2012

Exige a matadores le respondan por qué le asesinaron hijo de 16 años


Para Adriana Encarnación Hernández el arresto de los que mataron a su hijo de 16 años no le aliviana del todo las penas. Lo que implora es que los capturen y al tenerlos frente a frente preguntarles “¿por qué me asesinaron mi muchachito?”.

Entre llantos e impotencia expresada, la madre de quien en vida se llamó Willian Acevedo Encarnación contó que el pasado 21 de agosto tres hombres en una yipeta le pidieron a su hijo que los acompañara en una parranda y al negarse le dispararon en la nuca.

Pero además, después de verlo caer en el pavimento en la avenida Charles de Gaulle supuestamente le pasaron dos veces por encima al cuerpo para argumentar luego que se trató de un accidente de tránsito, aunque testigos afirman que fue un homicidio.

“Lo desbarataron; ya mi hijo muerto, le pasaron dos veces por encima con la yipeta y le sacaron todos los órganos del estómago. Fue algo sin piedad. Mataron dos veces a mi muchachito”, narró.

Acusa directamente a Wilson Díaz Contreras, Francisco Alberto Madeo y Abrahán Díaz Jiménez de ser los autores materiales del crimen. En el caso del último figura como quien le disparó en al nuca al menor.

“En este caso hay dinero por el medio porque yo sé que un teniente del destacamento de la Charles de Gualle recibió cinco mil pesos para que argumentara que fue un accidente. Yo misma escuché uno de los policía reclamarle a otro por una partida que no le habían dado”, aseguró.

Señaló que al someter a los implicados a la acción de la justicia, supuestamente el fiscal Perfecto Acosta no le permitió plantear su versión y se limitó escuchar el testimonio de los acusados.

Dice que tenía un abogado privado, pero que éste renunció del caso porque se dio cuenta que había mucho dinero de por medio.

Afirma que su hijo salía de la escuela y se iba a laborar con su padre en una camioneta vendiendo víveres. Lo califica como un joven trabajador y tranquilo.

Concluyó su denuncia con la misma interrogante que le calcome las ganas de vivirr: ¿Por qué me asesinaron mi muchachito?

Por Manauri Jorge